Arturo Illia: 46 Aniversario del Golpe de Estado

Arturo Umberto Illía ocupa hoy un merecido y destacado lugar en la historia Argentina, como un vivo ejemplo de honestidad, como así también, por las acciones de gobierno en el ejercicio de la presidencia, la cual comenzó en el mes de octubre de 1963. Ejemplo de lo antes dicho, son la siguientes medidas de gobierno: la Ley de Medicamentos, la Anulación de los Contratos Petroleros, la Anulación de los Gastos Reservados, la Defensa de la Soberanía de las Islas Malvinas, la Garantía de las Libertades Públicas, la Austeridad Republicana, la vigencia del Derecho de Huelga, el Salario Mínimo Vital y Móvil, la Política Exterior Soberana y la Solidaridad con los pueblos más frágiles del mundo, como así también, haber logrado implementar con el fin de optimizar el sistema educativo de los argentinos, una imputación en el presupuesto nacional de recursos y gastos, de un veinticinco por ciento, (25 %) del total, el mayor porcentaje que se registra en toda la historia constitucional Argentina.

El mejor homenaje que hoy podemos dispensar a Don Arturo ha de ser el repasar su acción de gobierno, en la que podremos apreciar los militantes radicales muchos ejemplos de cómo se puede ser consecuente con los principios doctrinarios partidarios, al aplicarlos en el ejercicio real del poder, cumpliendo de esta manera con el mandato histórico de un radicalismo transformador. Comparto la nota de Leopoldo Moreau titulada “Illia y la causa nacional” como un convencimiento en la necesidad cada vez mas urgente de volver a Illia.

Illia y la causa nacional

Hace 46 años la antipatria autoritaria y antidemocrática derrocaba – mediante el reiterado método golpista – el gobierno popular, progresista y profundamente nacional de Arturo Illia. En aquellos días como parte de la campaña de acción psicológica que precedió al golpe de estado se intento colocar al gobierno en el papel de una gestión “débil” que abría paso a la “anarquía” y al “avance del comunismo” y a su presidente como un “buenudo” cuya única virtud era ser honesto. Por cierto que Illia era honesto y extremadamente austero, pero no era solamente eso ni lo derrocaron por esas supuestas flaquezas. Todo lo contrario, lo derribaron por su fortaleza. Porque fue fuerte para anular los contratos de petróleo y terminar con el saqueo de nuestros recursos hidrocarburificos. Porque refloto a YPF y la hizo grande. Porque fue fuerte para sancionar la ley de medicamentos o la llamada ley “Oñativia” que desnudo la impudicia y el robo que perpetraban los grandes laboratorios internacionales. Porque se negó a enviar tropas a Santo Domingo para no convalidar la invasión norteamericana a ese país hermano. Porque abrió el intercambio comercial con China comunista. Porque jerarquizo y respeto a rajatabla la autonomía de las Universidades Nacionales. Porque aumento la participación de los trabajadores en la distribución de la renta nacional. Porque levanto la proscripción electoral que pesaba sobre el peronismo legitimando en la marcha su gobierno que había llegado de elecciones de las que no participo el justicialismo. Alguien puede suponer que esta enumeración tiene solo un sentido narrativo o simplemente enumerativo. Para nada. Se trata de repasar nuestra historia porque si no la conocemos no tenemos ninguna posibilidad de tener una ideología y hoy hay, desgraciadamente, hasta dirigentes que ostentan representaciones electivas o partidarias ignoran estas acciones del pasado y por eso navegan como hojas al viento sin saber de donde vienen y hacia donde van. Por esa razón también se les hace imposible hilvanar un relato coherente y en línea con lo que han sido los valores más significativos de nuestra identidad política. En efecto, el radicalismo fue grande cuando fue fiel a sus principios transformadores, nacionales y populares. La firmeza y la adhesión de Hipólito Yrigoyen a lo que denomino “la causa” del pueblo nos permito transitar décadas de la historia nacional como un gran partido. La valentía y el apego de Arturo Illia a la defensa del interés de la nación – confrontando con las corporaciones antinacionales – fue la bandera que después de su derrocamiento nos sirvió a una generación de radicales para mostrarnos orgullosos y sólidos para disputarle a cualquiera la coherencia en defensa de la democracia y de los intereses populares y llegar a 1983 con Raúl Alfonsín para repetir la historia. Otra vez un gobierno radical no claudicó. Hicimos lo que teníamos que hacer para consolidar la democracia aunque esto significara enfrentar intereses corporativos. Illia tuvo como enemigos principales y destacados a los de siempre: el gobierno imperialista de los EEUU, a Faustino Fano titular en aquel entonces de la Sociedad Rural, a las cúpulas militares, a lo que el propio Don Arturo definió como las veinte manzanas que rodean la Casa de Gobierno, a las empresas petroleras a las que desapodero de sus negocios espurios y al diario “desarrollista” que las representaba (¿adivinen cual?).Por supuesto en esa lista no faltaban los laboratorios medicinales extranjeros y hasta se repiten nombres que hasta hoy siguen “pontificando” como manejar los intereses de la patria como es el caso de Mariano Grondona. Illia era afable, sereno, dialoguista, escuchaba como pocos, tolerante, democrático, no era confrontativo ni crispado. Le sirvió eso para que los grupos concentrados no arrasaran con su gobierno y junto con el con las libertades publicas ?. Evidentemente no. Por eso no hay discutir “modales” sino “modelos”.Hay que definirse por políticas y contenidos. Hay que dejar atrás un radicalismo disminuido o acomplejado. Hay que abandonar la insignificancia de un partido resignado por no querer reconocerse a si mismo como el partido de Arturo Illia pero no solo el del Illia “republicano” sino y por sobre todas las cosas, el del Illia progresista, popular y esencialmente nacional. Leopoldo Moreau.

andromeds donner son sang fait maigrir

Dejános tu comentario

Dejános tu comentario a continuación, o realizá un trackback desde tu sitio. También podés suscribirte a estos comentarios via RSS.

Tu correo nunca será divulgado. Los campos marcados son obligatorios. *