Seguridad, la variable somos todos

Porque así como a la ciudad que tiene quietud y seguridad,
le conviene no mudar las leyes y costumbres antiguas, así
también a la ciudad que es apremiada y maltratada de otras,
le cumple inventar e imaginar cosas nuevas para defenderse
Tucidides

Los recientes y continuos hechos de inseguridad que aquejan a los vecinos de Lanús merecen un profundo debate. Primero, en cuanto a los posibles análisis y propuestas que puedan formularse. Segundo, teniendo presente lo poco que podemos decirle a los ciudadanos cuando dichos hechos derivan en lamentables muertes como las que han sido de público conocimiento estas últimas semanas. Dolor el que sentimos e infinita impotencia, pero también el deber de transmitir algunas ideas, propuestas y líneas de acción en la espera de que estas muertes evitables no vuelvan a producirse nunca más.

Desde la Unión Cívica Radical hemos decidido acompañar a la victimas y a los reclamos de mayor seguridad desde un lugar de respeto y sin intentos de sacar ningún tipo de rédito personal o político. Presidimos la Comisión de Seguridad del Concejo Deliberante, no así el monopolio de la verdad en este tema. Sabemos la magnitud del flagelo que nos aqueja, por eso no usufructuamos la sobreactuación ni la mediatización del inconveniente, ni tampoco nos creemos salvadores de problemas que por acción u omisión de las autoridades con competencia en la materia nos acompañan desde hace años y venimos denunciando. Solamente intentamos trabajar seriamente, casi tanto como no se ha hecho durante años en la Provincia y el Distrito, escuchando a todos los actores que incumben a la problemática (policía, vecinos, funcionarios, instituciones), a fin de aportar nuestro esfuerzo e imaginación para buscar entre todos soluciones a un problema que no es patrimonio de tal o cual partido, sino de todos.

Entendámoslo bien: se equivocan aquellos que quieran sacar rédito de la muerte de nuestros vecinos. Ello no sólo es deleznable moralmente, sino también estratégicamente. Aquí no hay pobres o ricos, de izquierdas o derechas, no es cuestión de falsas antinomias ideológicas o maquillajes de derechos inalienables de ciudadanos que esconden en realidad que el primer derecho humano es la vida. Es falsa también la suposición de que la temática que nos mantiene en vilo a todos se resuelve con pensamiento mágico, sin entender que nos llevará tiempo, esfuerzo y sobre todo unión y participación de los vecinos el ganar nuevamente la calle y dejar en el olvido este miedo que sentimos. Cualquier plan de seguridad serio debe en general prestigiar la labor de la Policía, controlar vecinalmente su accionar y el del Gobierno, e incentivar la participación de los ciudadanos en la suerte y protección de sus semejantes, la de sus mismos vecinos, solidariamente, en cada cuadra, en cada barrio. Cualquier otro recetario fantástico no sólo miente descaradamente, sino que atenta contra las propias soluciones que dicen formularse.

Los vecinos merecemos saber que se está haciendo. Pero todo lo que se está haciendo. Saber que Lanús no cuenta con una política pública de seguridad. Saber que el Gobierno Municipal se acordó del tema cuando casi le explotó en sus ojos el padecimiento de los vecinos. Saber también que la acción preventiva que le corresponde a los Municipios debe ser accesoria de aquellas acciones principales de parte de la Provincia de Buenos Aires (a través de la Policía Bonaerense), la cual preciso es recordar es gobernada por el partido oficial desde hace más de 25 años, muchos de los cuales han transcurrido entre variadas y erráticas estrategias hasta increíbles discursos gubernamentales (mano dura, garantismo, maldita policía, la mejor policía del mundo, etc.), todo lo cual nos ha llevado a la actual situación que muchos que han sido parte del problema pretenden olvidar.

Ahora bien, que la aludida actitud responsable que asumimos no signifique inacción ni falta de compromiso, como se ha querido maliciosamente presentar por algunos intereses corporativos. Como corresponde saber, debemos hacer conocer algunas herramientas para combatir al delito que el Concejo Deliberante le ha estado brindando al Ejecutivo Municipal estos últimas semanas, medidas ellas que seguramente son insuficientes, pero que han sido brindadas con el espíritu desinteresado de aportar en una temática que – insistimos – escapa a banderías políticas y a la mera función de seguimiento y control con que nos han colocado los vecinos de Lanús. En efecto, la semana pasada se aprobó una ordenanza contra los desarmaderos, la venta de autopartes usadas y la prohibición de su instalación en el Municipio, así como cuatro Resoluciones sobre las herramientas del Botón Antipánico gratuito – a través del cual se tendrá la posibilidad de solicitar en forma inmediata asistencia policial ante un eventual hecho delictivo –, la descentralización del 911 – para obtener información simultanea en tiempo real –, la creación de un Mapa del Delito municipal – portal de denuncias vía internet y teléfono gratuito – y de una sociedad anónima con participación estatal para la seguridad. Esta semana estaremos aprobando la creación de un Consejo de Seguridad Municipal con participación de los distintos estamentos de la sociedad (vecinos, fuerzas de seguridad, partidos políticos, instituciones, etc.), del Plan Alerta de Seguridad Ciudadana, proyecto que busca generar acciones participativas y solidarias de los vecinos en cada cuadra del Municipio, y la puesta nuevamente en funcionamiento de los Foros Vecinales de Seguridad, además de tres Resoluciones sobre las agencias privadas de seguridad, los corredores escolares y las acciones llevadas adelante para pedir mayores fuerzas de seguridad a la Provincia de Buenos Aires y a la Nación – Gendarmería y Prefectura –, ordenanza aprobada por el HCD en abril de este año a iniciativa nuestra. Finalmente, procederemos a declarar como Cuerpo al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires el beneplácito por el reciente envío de fuerzas de seguridad a Lanús, que, aunque resultan insuficientes (recordemos que sólo contamos con 350 policías para 10 Comisarias), aportan a una mayor protección de la vida y patrimonio de los vecinos, solicitándole al mismo tiempo que dichas fuerzas se asienten en forma permanente y definitiva en el Distrito.

El enorme reto de la inseguridad que nos golpea todos los días no puede seguirse abordando con retórica insustancial, declaraciones demagógicas de buenos deseos o acciones de populismo penal. No aspiramos ser sólo intelectuales del diagnostico, ni tampoco pragmáticos utilitarios de la vida. Por ello es que debemos involucrarnos. Pero hacerlo lejos de la idea tan actual que nos vacía de futuro y que nos dice que todo está escrito, predestinado de antemano, que todo y todos somos iguales y resignarnos en una espera sin esperanza, a que la realidad del otro (y su seguridad) dependen de soluciones mágicas que se confunden con las urgentes que todos reclamamos. Sin sobreactuaciones ni sectarismos, con el aporte de todos, podremos decir seriamente que mientras se realizan las soluciones de fondo (que son sociales y más profundas) tendremos que preocuparnos (e involucrarnos) por la suerte del otro, del vecino, del de “al lado”, como las propuestas y herramientas que venimos aportando, que vinculan e intentan dirigirse a la única variable del fenómeno que podemos modificar inmediatamente: nuestra propia (in)acción. Con humildad pero firmeza, con rebeldía bien entendida e imaginación para combatir a los delincuentes. Para que en definitiva no pretendamos hacer siempre la misma charlatanería e hipocresía oficial de un tema tan grave, y decir que queremos conseguir un resultado distinto con ella. Tiempo de descuento, porque la realidad no espera más. Tarea de todos, porque no nos resignamos a vivir con miedo.

Emiliano Martin Bursese
Concejal UCR Lanús
Presidente de la Comisión de Protección Ciudadana del HCD
Nota publicada en Periodico Prensa Libre – Viernes 21/09/2012

Pink new mp3 albums.

acheter dianabol efedrin

Dejános tu comentario

Dejános tu comentario a continuación, o realizá un trackback desde tu sitio. También podés suscribirte a estos comentarios via RSS.

Tu correo nunca será divulgado. Los campos marcados son obligatorios. *