Poder al Vecino

Descentralización Municipal y Transparencia en la Gestión. Poder al vecino.

Descentralización Municipal. Lanús necesita imperiosamente un sistema de Centros de Participación y Gestión Municipal (Delegaciones Municipales) que descentralicen la administración municipal y la acerquen a las necesidades de la gente. La implementación de una gestión descentralizada es fundamental para acercar al vecino al gobierno municipal e incentivar el control y la participación del mismo, realizando directamente en las delegaciones todos los trámites que se efectúan en el Palacio Municipal, incluido el funcionamiento de sedes de la Mesa de Entradas Municipal, donde se realizan diversos trámites y se inician los expedientes distritales. Dichos Centros a su vez deben contar con entidades específicas de participación vecinal, sociales (clubes) y entidades sin fines de lucro, así como de centros de mediación mediante un andamiaje institucional que garantice su actuación y control por parte de los vecinos, el cual puede estar dado por Consejos Vecinales que realicen las funciones de contralor de la actuación de cada Centro de Participación y Gestión.

Programa de Resolución Alternativa de Conflictos, para promover la prevención, gestión y resolución de los conflictos entre personas, grupos e instituciones, con funcionamiento descentralizado y móvil. Esta moderna iniciativa de mediación municipal busca promover, dentro del ámbito de la administración del Municipio y en cada uno de los barrios, formas constructivas y pacíficas para la prevención, gestión y resolución rápida, ágil y efectiva de cuestiones planteadas por los vecinos, contando a esos efectos con mediadores (es decir, terceros neutrales que ayudan a las partes a alcanzar acuerdos mutuamente aceptables) y conciliadores (terceros que pueden proponer soluciones a las partes), estos últimos limitados a conflictos de derecho laboral.

Programa “El Municipio en Su Barrio”, destinado a permitir que los vecinos puedan tener por una día todas las dependencias municipales a metros de su casa, en forma periódica. Mediante este sistema de descentralización municipal, tanto el Intendente como su equipo de trabajo han de atender personalmente todos los temas que surjan sobre las distintas problemáticas de cada uno de los barrios, con participación de cada dependencia Municipal y con la prestación de servicios específicos en forma cercana y ágil.

Transparencia Municipal. Una de las principales fallas del Lanús de hoy es la falta de los más mínimos mecanismos de control vecinal y de acceso a la información pública. El derecho de cada ciudadano a la información en el destino que se le da a su contribución económica no puede ser olvidado si pretendemos vivir en un Municipio serio y moderno. La honestidad, eficiencia y participación ciudadana en la elaboración de las políticas públicas debe ser una prioridad y un ejercicio entre gobernantes y gobernados, y no un discurso que nos llegue en los Periódicos Municipales, los cuales tampoco sabemos cuanto nos cuestan a los vecinos. Para ello se deben implementarse distintas acciones como el Portal de compras de proveedores municipales, el acceso a las Declaraciones juradas del Intendente Municipal y de los Secretarios del Departamento Ejecutivo, el Boletín Cuentas Claras que acerque a los vecinos información sobre los ingresos y egresos públicos, así como la vinculación con las propuestas que en ese sentido se especifican, como el Gobierno Electrónico, Registro Único de Beneficiarios (RUB) y el Programa “Discrecionalidad Cero”.

Registro Único de Beneficiarios (RUB), que contenga la base de datos pública con la identificación de los beneficiarios de los distintos programas o subsidios sociales municipales o gestionados por el Municipio. Esta base, además de un importante medida para exigir a la administración municipal más transparencia y control vecinal, y una mejor rendición de las cuentas, consolida la información aportada por las diferentes unidades ejecutoras de programas de acceso a soluciones o asistencia de tipo social, a los fines de evitar omisiones o superposiciones para una mejor utilización de los recursos humanos y materiales.

Programa Concejo Deliberante Parlante y por los Barrios, con sesiones prefijadas con antelación en las entidades, clubes e instituciones barriales, sobre respecto de aquellas discusiones sobre ordenanzas que contengan temas específicas de cada barrio o localidad. Con ello se ha de buscar generar otro ámbito de acercamiento entre la gente y su representante.

Programa Municipal de Presupuesto Participativo, correspondiente a la elección de proyectos surgidos en las asambleas barriales que funcionaran en cada una de las localidades, como herramienta básica de democracia participativa que permitirá a la ciudadanía incidir o tomar decisiones referentes al presupuesto público municipal y que posibilitará a los vecinos definir las prioridades presupuestarias de su barrio. Esta ha sido hasta el momento otra de las promesas incumplidas de la actual administración municipal.

Gobierno Electrónico. En la era digital, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC’s) obligan a modernizar los sistemas de gestión pública. Por eso apuntamos a la formulación de planes y programas de transformación de las oficinas de las administración pública, que agilicen los procesos burocráticos y transparenten las acciones de gobierno, para lograr una interacción eficaz y directa entre el ciudadano y los funcionarios públicos. La informatización de la gestión permitirá transparentar la utilización de los recursos públicos, optimizar los recursos humanos para que los administrativos municipales logren mayor eficiencia para las requisitorias de los vecinos y agilicen la atención al ciudadano. Al mismo tiempo, la Publicación periódica de las cuentas públicas y los gastos de la administración en un sitio en Internet y un Boletín Informativo Bimestral (no como el actual Periódico Municipal que sólo es un medio de propaganda política y que tampoco sabemos cuento nos cuesta a los vecinos) se dirige a los mismos objetivos de transparencia pública.

Creación del Defensor/a del Pueblo de Lanús, como órgano unipersonal e independiente, con autonomía funcional administrativa y sin recibir instrucciones de ninguna autoridad municipal. El objeto de la creación de este importante cargo (prometido en campaña por la actual administración pero nunca cumplido efectivamente) es la defensa, protección y promoción de los derechos e intereses legítimos, individuales y colectivos consagrados por la Constitución Nacional, la Constitución Provincial y la legislación vigente de todos los habitantes del Municipio, frente a actos, hechos u omisiones de la administración pública municipal, de sus entes, organismos y dependencias descentralizadas, que comprometan los referidos derechos e intereses.

Creación del Consejo de Ética Municipal y de la Oficina Anticorrupción, con la interacción entre el vecino, las instituciones y las autoridades políticas en un Consejo especifico, así como la creación de un espacio institucional encargado de prevenir y denunciar conductas que resulten contrarias a la transparencia, la eficiencia y la eficacia en el funcionamiento del Estado. En los entes aludidos, además de la implementación de mecanismos de participación, control, consejo y transparencia en la gestión, los vecinos y agentes públicos podrán realizar denuncias por hechos de corrupción y/o irregularidades administrativas en las que se encuentre involucrado personal municipal.

Programa “Discrecionalidad Cero”. La lucha contra la corrupción y las acciones por una mayor transparencia en la gestión pública también merece la implementación de un Programa “Discrecionalidad Cero”, que cuente con la participación del Concejo Deliberante y el Consejo Escolar y que este auditado por ONGs u organismos nacionales o internacionales. Dicho programa destacará la puesta en funcionamiento de infinidad de medidas tendientes a ampliar el protagonismo de los vecinos en los asuntos públicos y a profundizar las políticas públicas de transparencia en la gestión, como la Elaboración Participativa de Normas Municipales, la publicidad de las audiencias de gestión de intereses, el Libre Acceso a la Información Pública, la Presentación de Declaraciones Juradas Patrimoniales, la Rendición Publica del Presupuesto, la implementación de la figura del Defensor del Pueblo y la reglamentación del procedimiento de Audiencias Públicas para el tratamiento de las cuestiones de mayor trascendencia para la comunidad.

Audiencias Públicas. El sistema de audiencias públicas, otra de las promesas incumplidas de la actual administración municipal, conforme un sistema moderno el tratamiento de las cuestiones de mayor trascendencia para la comunidad, a fin de confrontar de forma transparente y pública las distintas opiniones y propuestas sobre los temas puestos en consulta de los vecinos, determinando prioridades barriales y control sobre los gobernantes. Las audiencias públicas constituyen hoy día un mecanismo de participación ciudadana en la gestión de lo público y aportan elementos de juicio a las autoridades competentes cuando deben tomar una decisión. Proponemos el establecimiento de un Sistema de Audiencias Públicas no sólo sobre decisión de políticas públicas sino también para todas aquellas ordenanzas que contengan los temas de impuestos y tasas; seguridad; privatizaciones; establecimiento de hipermercados u otros centros comerciales; salud; educación; ecología; aumento del Presupuesto Municipal, entre otros asuntos específicos.

Programa Auditoria Ciudadana, como una herramienta de participación que permitirá a la comunidad autoevaluar y mejorar su vida democrática mediante la participación de los ciudadanos y su gobierno, definiendo aspiraciones (a dónde se desea llegar) y contrastándolas con la realidad (dónde se está realmente). Dicho Programa apuesta a resignificar la relación entre gobernantes y gobernados mediante la promoción de la participación, del ejercicio responsable de la ciudadanía y de la gestión transparente y eficiente del gobierno local mediante Foros Cívicos y Ciudadanos como espacios abiertos de participación, pluralistas y representativos de cada barriada, e integrados por vecinos, organizaciones e instituciones públicas y privadas. Asimismo, el Programa aludido presenta un carácter educativo al propiciar, en cada comunidad barrial, una deliberación pública acerca de la calidad de la democracia, los valores que ella encarna y los desafíos pendientes.